Una guía para el concepto y aplicación del EBITDA

2024-04-12
Resumen:

El EBITDA refleja el beneficio del negocio principal antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización. A pesar de sus defectos, es útil para evaluar la rentabilidad y la solvencia.

Es muy cierto que cada vez más de nuestros amigos revisan el informe financiero de una empresa antes de comprar acciones para comprender cada aspecto de la vida pasada de la empresa y asegurarse de que están gastando su dinero en el lugar correcto. Y en este sentido, el margen de beneficio, el margen de beneficio bruto, el margen de beneficio neto y otros tres indicadores son los que también considerarán la mayoría de los inversores o accionistas. Pero, de hecho, además de ellos, hay otro indicador que todos ignoran, que es el EBITDA. y algunas personas lo saben pero tampoco saben cómo usarlo. Por ello, este artículo te brindará un análisis en profundidad del concepto EBITDA y la aplicación de la guía.

EBITDA Significado de las métricas financieras del EBITDA

Es la abreviatura Ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización, que se traduce al chino como Ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización, es decir, ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización. Esta métrica se utiliza a menudo como herramienta para evaluar el desempeño operativo de una empresa porque refleja la rentabilidad lograda por una empresa en su negocio principal, independientemente de factores como la estructura de capital, las políticas contables y los métodos de depreciación y amortización.


Generalmente, las ganancias de una empresa son en realidad ganancias netas, que se derivan de los ingresos totales menos los gastos totales. Los ingresos totales incluyen los ingresos por la venta de productos o servicios producidos por la empresa, así como los ingresos de otras fuentes de la empresa, como ingresos por intereses, ingresos por inversiones, etc. Los gastos totales son la suma de todos los costos y gastos incurridos por la empresa durante el mismo período de tiempo, incluidos costos de producción, gastos de ventas y marketing, gastos administrativos, depreciación y amortización, gastos por intereses, impuestos, etc.


Cuando se deducen de los ingresos de una empresa todos los gastos posibles (p. ej., costos, gastos, etc.), además de los impuestos, se obtiene una ganancia antes de impuestos. Las empresas suelen intentar minimizar sus beneficios antes de impuestos mediante una sólida gestión de costes y control de gastos para reducir su carga fiscal. Y cuando los impuestos se deducen del beneficio antes de impuestos, se obtiene el beneficio neto de la empresa.


Sin embargo, el EBITDA se calcula antes de deducir el impuesto a la renta operacional, antes de deducir los intereses bancarios y antes de deducir los gastos de amortización y depreciación. Se trata de eliminar el impacto que ciertos factores pueden tener en las ganancias dependiendo de las decisiones financieras y contables que tome la empresa.


Por ejemplo, los gastos por intereses dependen de la cantidad de dinero que pide prestada la empresa, la tasa de interés, etc.; los impuestos dependen de la ubicación geográfica de la empresa; y la depreciación y amortización dependen de las decisiones que la empresa ha tomado históricamente y no del desempeño operativo actual. Teniendo en cuenta todos estos factores, el EBITDA se utiliza para evaluar la capacidad operativa principal de la empresa.


Los gastos por intereses son los intereses que paga una empresa sobre su deuda y generalmente están asociados con las actividades financieras de la empresa. Las empresas con altos niveles de deuda pueden experimentar una disminución en los ingresos netos debido a los grandes pagos de intereses, lo que puede afectar las evaluaciones de los inversores sobre su desempeño operativo. Los gastos por intereses excluidos pueden ayudar a resaltar la verdadera rentabilidad de una empresa en sus actividades operativas, independientemente de su estructura de deuda.


La exclusión de antes y después de impuestos está diseñada para resaltar el nivel de rentabilidad de una empresa antes de impuestos sin tener que considerar el impacto de su estrategia fiscal o tasa impositiva. Facilita a los inversores comparar el desempeño financiero entre empresas sin la interferencia de factores fiscales, lo que da como resultado una evaluación más precisa del valor y el potencial de una empresa.


La depreciación es la reducción del valor de un activo debido al desgaste, envejecimiento u obsolescencia tecnológica a lo largo de su uso. Dado que la depreciación es un gasto no monetario, reduce el beneficio neto de una empresa pero no afecta su flujo de caja. Al excluir los gastos de depreciación, es posible mejorar la rentabilidad real del negocio durante sus operaciones sin verse afectado por la disminución del valor de los activos. Esto permite a los inversores evaluar mejor el desempeño comercial del negocio sin verse afectados por la depreciación de los activos.


La amortización es el proceso por el cual el valor de los activos intangibles (por ejemplo, patentes, fondo de comercio, derechos de autor, etc.) disminuye con el tiempo. A diferencia de los activos físicos, los activos intangibles generalmente no tienen una forma física definida pero tienen un valor significativo en las actividades comerciales. Se excluyen los gastos de amortización, lo que proporciona una imagen más precisa del desempeño operativo de una empresa con respecto a los activos intangibles. El pase permite a los inversores tener una idea más clara de la rentabilidad real del negocio sin verse afectados por la disminución del valor de los activos intangibles.


Así, el EBITDA ayuda a medir la rentabilidad de una empresa en función de sus operaciones comerciales. Esto se debe a que excluye factores relacionados con la estructura de capital, las políticas contables y los impuestos y se centra en la rentabilidad del negocio principal. Esto permite a los inversores comparar mejor la rentabilidad entre empresas sin la interferencia de factores no operativos.

How to Calculate EBITDA

Cómo se calcula el EBITDA a partir de los estados financieros

Como métrica financiera no oficial, no todas las declaraciones de resultados la incluyen directamente. Entonces, para finalmente obtener un indicador de este tipo, los inversores necesitan encontrar algunos datos de los propios informes financieros para finalmente llegar al EBITDA (ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización).


Lo primero que se puede encontrar en la parte inferior del estado de pérdidas y ganancias (también conocido como estado de resultados) es el beneficio neto, que indica la cantidad de dinero que queda de los ingresos totales de la empresa menos sus costos y gastos totales para un período determinado. También se encuentran en el estado de resultados los gastos por intereses, que son los gastos por intereses pagados por la empresa y generalmente se enumeran antes de la ganancia neta.


De igual forma, si la declaración de resultados incluye gastos tributarios, se deberán sumar al total anterior. Este es el gasto fiscal pagado por la empresa y generalmente figura después de los gastos por intereses. Los gastos de depreciación y amortización, por otro lado, generalmente se pueden encontrar en el balance o en el estado de resultados, donde normalmente estarían en las cuentas de costo de operaciones o costo de bienes vendidos. En el balance, suelen estar en las cuentas de activos fijos y activos intangibles.


Una vez que haya encontrado estos elementos, puede obtener un valor incorporando estos números a la fórmula: EBITDA = Ingreso neto + Gastos por intereses + Gastos fiscales + Gastos de depreciación + Gastos de amortización. Hay otra fórmula que se puede utilizar, y es simplemente utilizar Ganancias antes de impuestos + Gastos por intereses + Gastos de depreciación + Gastos de amortización, que también le dará el mismo valor.


Para ilustrar, por ejemplo, supongamos que los ingresos por ventas son de $1.000.000 y los costos operativos son de $600.000, lo que da como resultado una utilidad bruta de $400.000. Los gastos de venta y administración son de $200 000, lo que da como resultado una utilidad operativa de $200 000. El gasto de depreciación es de $50 000 y el gasto de amortización es de $20 000. El gasto por intereses es de $30 000 y el gasto por impuesto sobre la renta es de $40 000. El EBITDA es entonces $200 000 + $50 000 + $20 000 + $30 000 + $40 000 = $340 000.


En general, un EBITDA (ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización) más alto suele indicar que la empresa es rentable en sus actividades operativas. Esto podría significar que el negocio principal de la empresa está funcionando bien, generando más ingresos operativos y logrando mayores ganancias sin considerar intereses, impuestos, depreciación y amortización.


Aplicación práctica del EBITDA

Como indicador financiero, tiene sus ventajas y limitaciones. Y, en general, el inversor medio no lo utiliza bien. Básicamente, lo utilizan muchos bancos de inversión y bancos extranjeros. Ven dos beneficios para el indicador:


La primera es que es la presentación más intuitiva de la rentabilidad después de excluir factores como operaciones financieras, gastos de capital, impuestos gubernamentales, etc., por lo que puede usarse para analizar la eficiencia de la rentabilidad de una empresa sólo con respecto a su modelo de negocio. También se puede utilizar para calcular la rentabilidad de las operaciones comerciales de una empresa basándose en una visión intuitiva de la rentabilidad, independiente de los gastos por intereses, los gastos fiscales y los gastos de depreciación y amortización debidos a gastos de capital.


En segundo lugar, en el caso de fusiones y adquisiciones o de préstamos bancarios, no sólo existen empresas públicas sino también empresas pequeñas o no publicadas. Por lo tanto, los estados de flujo de efectivo no siempre están disponibles, lo que dificulta comprender el estado de todas las partidas no monetarias.


En este caso, el EBITDA se convierte en un indicador muy útil porque proporciona una cifra cercana al flujo de caja de las actividades operativas, que ayuda a los inversores o prestamistas a evaluar la rentabilidad y solvencia del negocio. Aunque no es exactamente equivalente al flujo de caja, puede utilizarse como un indicador alternativo confiable para evaluar la situación financiera y el desempeño comercial de una empresa.


Por eso es una buena métrica para determinar qué tan buena o mala es la rentabilidad de una empresa, y compararla con sus competidores tendrá más sentido. Pero con lo bueno viene lo malo y, en la práctica, las ventajas del EBITDA son también sus desventajas. Debido a que elimina las cosas que una empresa necesita afrontar, los gastos reales de operación, deducidos deliberadamente, sobreestimarán la rentabilidad de la empresa, como se muestra en la siguiente figura.

Disadvantages of EBITDA

Si bien muchas empresas lo utilizan para representar la capacidad de toda la empresa para generar efectivo, el dios de las acciones Warren Buffett odia esta métrica. Esto se debe a que esta métrica tiene un cargo por depreciación y el número se puede manipular fácilmente. Un ligero ajuste puede hacer que parezca más alto de lo que realmente es.


Por lo tanto, en la práctica, los inversores generalmente lo utilizan para calcular su ratio con respecto a la deuda total. Este ratio financiero se puede utilizar para medir si la rentabilidad de una empresa es suficiente para cubrir toda su deuda, por lo que los inversores pueden utilizarlo para analizar la capacidad de una empresa para pagar su deuda. Se calcula dividiendo el endeudamiento externo total por el EBITDA; cuanto mayor sea este ratio, más rentable será la empresa y más fácilmente podrá cubrir la totalidad de su deuda, teniendo así mayor capacidad de pago de su deuda.


Un valor calculado por esta fórmula que sea mayor que 5 significa que esta empresa tendrá que ganar más de 5 años para pagar toda su deuda. Tal situación puede indicar que la empresa tiene una capacidad de pago de deuda relativamente débil debido al largo ciclo de pago de la deuda. Por otro lado, también se puede decir que el apalancamiento financiero es relativamente alto, es decir, la deuda de la empresa es alta en relación con su rentabilidad y existe un alto nivel de riesgo financiero.


Se utiliza en particular porque el efectivo se gasta cuando la empresa compra maquinaria y equipo de planta, es decir, cuando realiza gastos de capital. Sin embargo, el gasto posterior de depreciación y amortización de la maquinaria y equipo de la planta se amortiza proporcionalmente por encima del estado de flujos de efectivo cada año debido a principios de contabilidad y no es realmente una salida de efectivo.


Por lo tanto, agregue los gastos de depreciación y amortización al beneficio neto antes de la deducción de impuestos para representar cuándo la empresa realmente generó entradas o salidas de efectivo. Dado que se debe utilizar efectivo para liquidar el préstamo bancario, se utilizaría para representar la capacidad de efectivo para calcular la capacidad de la empresa para reembolsar el dinero.


También existe la relación entre el gasto por intereses para calcular el múltiplo de cobertura de intereses del EBITDA, un índice financiero que se utiliza para medir si la rentabilidad de una empresa es suficiente para cubrir sus gastos por intereses. Cuanto mayor sea este ratio, más rentable será la empresa y más fácil podrá pagar sus gastos por intereses, por lo que su deuda será más estable.


Otra forma de aplicar esto es el método de valoración EV/EBITDA, que compara el valor empresarial de una empresa con sus ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización. Es un método de valoración empresarial común que se utiliza para evaluar el valor de la inversión de una empresa. En este caso, EV significa valor empresarial, que incluye capitalización de mercado, deuda e interés minoritario y se utiliza para indicar el valor general de una empresa.


El nivel de este ratio refleja la valoración del negocio al precio de mercado actual. Normalmente, un índice por debajo del promedio de la industria puede indicar que el negocio está infravalorado y es una posible oportunidad de inversión. Un índice superior al promedio de la industria puede significar que el negocio está sobrevalorado y puede que no sea una opción de inversión ideal.


Una de las ventajas de este método es que elimina los efectos de la estructura de capital y las políticas contables, facilitando las comparaciones entre diferentes empresas. Sin embargo, al aplicar este índice a la valoración, se debe tener cuidado al comparar dos empresas de la misma industria, ya que el índice puede cambiar de una industria a otra.


Generalmente, es más útil para valorar negocios intensivos en capital, como la manufactura y las telecomunicaciones. El desempeño financiero de estas industrias se ve más afectado por los gastos de capital, la depreciación y la amortización debido a las grandes inversiones necesarias para comprar equipos, construir infraestructura y realizar investigación y desarrollo.


Al utilizar este índice, los inversores pueden tener una mejor idea de la rentabilidad real que una empresa logra con sus operaciones, independientemente de los gastos de capital, la depreciación y la amortización. Refleja con mayor precisión las condiciones operativas y el potencial de ganancias de la empresa. Esto ayuda a los inversores a evaluar las empresas de estas industrias de forma más exhaustiva y proporciona datos y referencias más fiables para las decisiones de inversión.


En resumen, aunque el EBITDA tiene varios defectos, sigue siendo un indicador financiero útil y tiene ciertas ventajas para evaluar la rentabilidad y solvencia de una empresa. Puede proporcionar a los inversores información valiosa para ayudarles a comprender y evaluar mejor el desempeño financiero de una empresa.

Aplicación práctica del EBITDA
Utilización DESCRIPCIÓN
Evaluación de la rentabilidad Mide la rentabilidad del negocio principal.
Calcular el múltiplo de cobertura de intereses de EBITDA Medir la cobertura de ingresos de los gastos por intereses.
Utilizado en el enfoque de valoración EV/EBITDA. Estimar el valor del negocio en comparación con las ganancias.
EBITDA Ratio Deuda Total Mida si las ganancias pueden cubrir todas las deudas.

Descargo de responsabilidad: Este material tiene fines de información general únicamente y no pretende (ni debe considerarse) asesoramiento financiero, de inversión ni de otro tipo en el que se deba confiar. Ninguna opinión dada en el material constituye una recomendación por parte de EBC o del autor de que una inversión, valor, transacción o estrategia de inversión en particular sea adecuada para una persona específica.

Estrategias comprobadas para lograr el éxito en el copy trading

Estrategias comprobadas para lograr el éxito en el copy trading

Explore el potencial del copy trading con la plataforma de primer nivel de EBC Financial Group. ¡Empiece a invertir de forma más inteligente y alcance sus objetivos financieros hoy!

2024-05-21
La ruta de crecimiento de Microsoft y el valor de la inversión

La ruta de crecimiento de Microsoft y el valor de la inversión

El liderazgo tecnológico de Microsoft, sus diversas empresas y sus dividendos estables ofrecen un fuerte potencial de inversión y perspectivas de crecimiento a largo plazo.

2024-05-17
Una guía para calcular y aplicar la relación de Sharpe

Una guía para calcular y aplicar la relación de Sharpe

El índice de Sharpe mide los rendimientos ajustados al riesgo, lo que ayuda a seleccionar inversiones sólidas basadas en rendimientos más altos por unidad de riesgo.

2024-05-17