Aplicación y análisis del rendimiento sobre los activos netos

2024-05-02
Resumen:

El rendimiento sobre los activos netos mide la rentabilidad y los rendimientos de los activos netos de una empresa. Los inversores deberían vigilar su tendencia y calidad a largo plazo.

Muchas personas, al elegir acciones basadas en indicadores, consideran que deberían utilizar el rendimiento sobre el patrimonio neto. Después de todo, es un indicador utilizado incluso por el legendario inversor Warren Buffett, lo cual lo hace muy prestigioso y valioso. Sin embargo, la mayoría de las personas no logran utilizarlo de manera efectiva. Muchos se preguntan por qué algunas empresas excelentes muestran una disminución anual en el rendimiento sobre el patrimonio neto, pero el mercado parece ignorarlo y sigue mostrando confianza. Este artículo explicará cómo aplicar y analizar el rendimiento sobre el patrimonio neto al seleccionar acciones.

Return on Net Assets

¿Qué capacidad refleja el rendimiento del activo neto sobre la empresa?

Su nombre completo en inglés es Return on Net Assets, también conocido como rendimiento sobre activos netos. Abreviado como RONA, es un indicador importante de la rentabilidad de una empresa. Indica el beneficio neto que una empresa es capaz de generar a partir de los activos netos invertidos por los accionistas (es decir, el capital contable) durante un período de tiempo determinado (normalmente un año). En otras palabras, el ROE refleja la tasa de rendimiento de las inversiones de los accionistas e indica cuánta ganancia neta puede generar cada dólar de activos netos.


La fórmula ROE es igual al beneficio neto dividido por los activos netos, lo que refleja el beneficio neto que una empresa genera cada año a partir de sus activos netos. Y dado que los activos netos son en realidad capital contable, que representa la porción del capital contable en el negocio, también se conoce como rendimiento sobre el capital contable, o ROE, como se le conoce popularmente.


Por tanto, el ROE puede reflejar la situación de un negocio desde dos perspectivas. Uno es medir la rentabilidad de la empresa desde la perspectiva de los activos de la empresa; el otro es medir el rendimiento para los inversores desde la perspectiva del capital contable. Además, el nivel de rendimiento de los activos netos también puede ayudar a los inversores a evaluar la ventaja competitiva y la eficiencia de gestión de una empresa.


Al observar el ROE, es posible comprender qué tan eficiente es una empresa en la utilización de sus activos netos (capital contable), es decir, cuánta ganancia neta es capaz de generar a partir de sus activos netos cada año, mostrando cuán eficiente y rentablemente administra sus bienes. Un ROE alto implica que una empresa ha tenido un buen desempeño en sus decisiones de inversión y asignación de recursos y es capaz de crear valor en sus operaciones a largo plazo.


La perspectiva de los accionistas permite examinar el nivel de rendimiento de la inversión que una empresa ofrece a sus accionistas, es decir, cuánto beneficio neto reciben los accionistas por cada dólar de activos netos invertidos. Esta perspectiva se centra en el capital y las ganancias del inversionista en el negocio y puede usarse para evaluar el rendimiento y el riesgo de la inversión del inversionista en ese negocio. Un ROE alto generalmente significa que la empresa se está desempeñando bien en la utilización del capital invertido por los accionistas y es capaz de generar más ganancias netas.


También se puede dividir en tres elementos mediante el análisis de DuPont: margen de ventas neto, rotación de activos y multiplicador de capital. Este enfoque ayuda a comprender los factores específicos que afectan la rentabilidad de una empresa, como la rentabilidad, la eficiencia en la utilización de los activos y los niveles de deuda, proporcionando así una perspectiva más profunda para un análisis más detallado.


El margen de ventas neto es la relación entre las ganancias netas y los ingresos por ventas, que refleja la rentabilidad de una empresa, específicamente el porcentaje de ganancias que obtiene una empresa después de deducir todos los costos y gastos de la venta de sus productos o servicios. Cuanto mayor es el margen de ventas neto, más beneficios obtiene una empresa de sus actividades de ventas, más rentable es y más refleja su capacidad para vender a un precio elevado.


La rotación de activos es la relación entre los ingresos por ventas y los activos totales, lo que refleja la capacidad operativa de una empresa. Específicamente, la rotación de activos mide la eficiencia con la que una empresa utiliza sus activos totales para generar ingresos por ventas durante un período de tiempo determinado. Cuanto mayor sea el índice de rotación de activos, más ingresos por ventas genera una empresa por unidad de activos, lo que indica que la empresa está operando de manera más eficiente y puede utilizar eficazmente sus activos para las ventas, logrando así el objetivo de "vender más".


El multiplicador de capital es igual a los activos totales divididos por los activos netos, lo que refleja el grado de endeudamiento de la empresa. Un multiplicador de capital más alto indica que una proporción relativamente grande de los activos totales proviene de pasivos, es decir, un mayor nivel de endeudamiento. Al aumentar los pasivos, una empresa puede magnificar el rendimiento del capital contable, pero al mismo tiempo también aumenta el riesgo financiero. Por lo tanto, el nivel del multiplicador de capital es uno de los indicadores más importantes del riesgo de responsabilidad y la estructura financiera de una empresa.


El rendimiento sobre los activos netos no sólo refleja la rentabilidad del año actual sino que también permite comprender el nivel de rentabilidad de una empresa en su operación a largo plazo al observar su tendencia a largo plazo. Un ROE estable o en crecimiento durante un largo período de tiempo generalmente indica que la empresa tiene un modelo de ganancias estable y una ventaja competitiva con una fuerte eficiencia operativa comercial y capacidad de gestión de activos.


A largo plazo, el rendimiento a largo plazo sobre los activos netos de una empresa es muy cercano al rendimiento promedio a largo plazo de las acciones de la empresa. Esto se debe a que refleja la rentabilidad de una empresa generada sobre la base de sus activos netos, y el precio de las acciones de una empresa suele estar estrechamente relacionado con su rentabilidad y el crecimiento de sus activos netos.


Por lo tanto, al analizar el rendimiento a largo plazo de los activos netos, los inversores pueden hacer predicciones sobre la rentabilidad a largo plazo de una empresa y los posibles rendimientos de la inversión. Comprender esta información puede ayudar a los inversores a tomar decisiones de inversión más integrales y racionales, garantizando mejores rendimientos de las tenencias a largo plazo.

Return on net assets formula ¿Qué indica un alto rendimiento sobre los activos netos?

En términos generales, un ROE más alto indica que una empresa genera más ingresos por unidad de activos netos, lo que significa que es más eficiente en el uso del capital. Esto proporciona un mayor valor de inversión para los accionistas, ya que indica que la empresa puede convertir de manera eficiente la inversión de los accionistas en ganancias.


Un alto rendimiento sobre los activos netos suele reflejar que la empresa se está desempeñando bien en términos de gestión de activos y capitalización. La capacidad de una empresa para generar mayores ganancias netas utilizando eficazmente el capital contable (activos netos) indica una ventaja competitiva y un mayor nivel de rentabilidad en la industria. Para los accionistas existentes y los inversores potenciales, esto significa que la empresa ofrece un mayor retorno de la inversión a sus accionistas.


Un alto rendimiento sobre los activos netos significa que la empresa puede utilizar eficazmente el capital contable (activos netos) para generar ingresos. Esto indica que la empresa se está desempeñando bien en la gestión de activos y operaciones de capital y tiene alta rentabilidad y eficiencia operativa. Al mismo tiempo, un ROE alto suele ser una señal de que una empresa se está desempeñando bien en su industria y tiene una ventaja competitiva.


Un ROE más alto suele implicar que la empresa ha proporcionado a los accionistas un mayor retorno de la inversión, lo que indica una fuerte rentabilidad y una excelente gestión. Además, dicho desempeño también puede sugerir que la empresa tiene una ventaja competitiva en su industria y es capaz de crear valor para los accionistas de manera sostenible.


En general, las empresas con un rendimiento sobre el capital del 15% o más suelen considerarse empresas excelentes, lo que sugiere que la empresa se está desempeñando bien en términos de rentabilidad y rentabilidad para los accionistas. Las empresas que alcanzan el 20% o más se consideran de primer nivel, lo que demuestra que la empresa posee una rentabilidad extremadamente sólida y una gestión excelente. Significa que la empresa tiene una ventaja competitiva en la industria y puede seguir creando valor para los accionistas. Y esta es una señal positiva tanto para los accionistas existentes como para los inversores potenciales, ya que indica que es una buena empresa en la que vale la pena invertir.


Y si se mantiene un alto rendimiento sobre los activos netos durante un largo período de tiempo, como 15% o más durante más de cinco años, es un criterio importante para seleccionar una empresa de calidad. Esto indica que la empresa está utilizando eficientemente el capital de sus accionistas y al mismo tiempo obtiene ganancias constantes. Estas empresas suelen demostrar excelencia operativa, gestión sólida y una ventaja competitiva duradera.


Estos factores brindan a los inversores un alto margen de seguridad y la capacidad de la empresa para seguir creciendo y proteger el capital de los inversores incluso cuando el mercado es volátil. Este ROE alto y estable refleja la calidad de las ganancias de la empresa y la eficiencia de su gestión de activos, proporcionando a los inversores rentabilidades sostenibles a largo plazo.


Sin embargo, los inversores no deberían limitarse a fijarse en una cifra más alta e invertir impulsivamente, ya que esto puede conllevar algunos riesgos. Por ejemplo, una empresa puede aumentar su rendimiento sobre los activos netos aumentando el apalancamiento (endeudamiento), lo que puede aumentar el riesgo financiero de la empresa. Si el nivel de endeudamiento de la empresa es demasiado alto, puede afectar negativamente a su posición financiera y solvencia en caso de un cambio en el entorno empresarial.


Además, la empresa puede buscar mejorar su rendimiento sobre los activos netos a través de ganancias únicas o de corto plazo en lugar de un crecimiento empresarial sostenido y estable. Por lo tanto, los inversores también deben centrarse en la sostenibilidad del modelo y la estrategia de ganancias a largo plazo de la empresa para garantizar que un ROE elevado no se base en un enfoque de rentabilidad excesivamente arriesgado o insostenible.


Por el contrario, mejorar el ROE aumentando el beneficio neto es un enfoque positivo. Esto generalmente significa que las empresas aumentan sus ganancias mejorando la eficiencia operativa, mejorando su negocio principal u optimizando su estructura de costos. Este enfoque refleja la capacidad operativa real y el potencial comercial de una empresa y ayuda a mejorar su competitividad a largo plazo.


Los inversores deben prestar atención a este enfoque porque representa la verdadera rentabilidad y el nivel de gestión de la empresa. Si una empresa es capaz de aumentar constantemente su beneficio neto manteniendo un crecimiento razonable de sus activos netos, esto suele ser una señal positiva de que la empresa tiene el potencial de proporcionar a los accionistas un rendimiento sostenible de su inversión.


Por lo tanto, el rendimiento sobre el capital es un indicador financiero importante para evaluar el desempeño operativo y el valor de la inversión de una empresa. Sin embargo, además de eso, también es necesario analizar la calidad de las ganancias, centrándose en la fuente de las ganancias, la razonabilidad de los gastos, la autenticidad de los ingresos, el flujo de caja y las cuentas por cobrar. Estos análisis ayudan a los inversores a juzgar con mayor precisión la calidad de las ganancias y la situación financiera de una empresa para que puedan tomar decisiones de inversión informadas.

Ranking of Stocks with the Highest Return on Net Assets

El rendimiento sobre el patrimonio neto utilizado en combinación con otros indicadores

Desde que Warren Buffett se convirtió en el dios de las acciones, muchos inversores han concedido gran importancia al indicador de rentabilidad sobre el capital (ROE). Debido a que es una base importante para juzgar qué tan bien le está yendo a una empresa, refleja el nivel de ganancias que el capital contable puede generar en un año, lo que refleja directamente la rentabilidad y eficiencia de la empresa con los fondos de los accionistas.


Al seleccionar objetivos de inversión, se debe tender a buscar empresas que tengan un ROE alto y estable en su industria. Esto suele significar que estas empresas tienen buenas ventajas competitivas, eficiencia de gestión y rentabilidad. Además, un ROE más alto también indica que la empresa puede utilizar sus recursos de manera eficiente y lograr un crecimiento sostenible.


Sin embargo, los inversores también deberían analizar cuidadosamente si este alto ROE depende de factores de corto plazo, como ingresos extraordinarios o un alto apalancamiento. Al evaluar una empresa, también se debe prestar atención a la calidad de las ganancias, el flujo de caja y la estrategia a largo plazo de la empresa para garantizar que este alto ROE sea sostenible.


Además de esto, al elegir una acción, los inversores también deben evaluar una serie de factores, incluida la relación precio-valor contable, la tasa de crecimiento y la valoración de la empresa, para determinar su oportunidad de inversión. Un ROE alto suele indicar que una empresa se está desempeñando bien en términos de utilización del capital contable, pero debe analizarse junto con otras métricas, como la tasa de crecimiento, que puede indicar el potencial de ganancias de una empresa, y la valoración, que Refleja las expectativas del mercado sobre las perspectivas futuras de una empresa.


Por ejemplo, un alto rendimiento sobre los activos netos generalmente se asocia con una alta relación precio-valor contable (P/B) y un alto precio de las acciones, ya que estas métricas reflejan la percepción del mercado sobre el valor y la rentabilidad de una empresa. Un ROE alto indica que a una empresa le está yendo bien en la generación de beneficios a partir del capital contable, lo que el mercado suele tomar como una señal positiva, lo que hace subir el precio de las acciones.


Además, un alto rendimiento sobre los activos netos también puede conducir a una alta relación precio-valor contable, ya que el mercado está dispuesto a pagar una prima más alta por las empresas que pueden utilizar sus activos de manera eficiente. Estas correlaciones reflejan la confianza y las expectativas del mercado en una empresa, pero los inversores aún deben tener cuidado de evaluar completamente la posición financiera y las perspectivas comerciales de una empresa.


Para las acciones de crecimiento, una relación precio-valor contable (P/B) alta generalmente representa un ROE más alto para la empresa y, por lo tanto, se considera más invertible. Las empresas en crecimiento suelen sobresalir en la expansión empresarial y la innovación y pueden tener un mayor potencial de ganancias y perspectivas de crecimiento. Como resultado, el mercado suele estar dispuesto a pagar una relación P/E más alta por estas empresas porque destacan en la utilización de activos y el crecimiento de las ganancias.


Sin embargo, si bien las empresas con relaciones precio-valor contable (P/B) más altas pueden ser reconocidas por el mercado por su alto rendimiento sobre los activos netos, esto no significa que la empresa esté razonablemente valorada. Los inversores deben evaluar si la relación P/B coincide con el potencial de crecimiento de las ganancias de la empresa, así como con la etapa de desarrollo, las ventajas competitivas y los objetivos estratégicos a largo plazo de la empresa.


También es importante señalar que la etapa de desarrollo de una empresa (por ejemplo, etapa de madurez, etapa emergente, etc.) puede tener un impacto significativo en su valoración. Para las industrias emergentes o las empresas emergentes, el NAV puede ser más volátil, ya que estas empresas pueden estar en las primeras etapas de alto crecimiento con modelos de negocios y rentabilidad inmaduros.


Por lo tanto, al evaluar dichas empresas, es necesario considerar su potencial de crecimiento, perspectivas de mercado y objetivos estratégicos en lugar de confiar únicamente en el rendimiento existente sobre los activos netos. Las empresas en etapa de madurez suelen exhibir un ROE más estable, pero los inversores aún deben centrarse en su estrategia a largo plazo y en su competitividad en el mercado para garantizar que la empresa pueda seguir ofreciendo rendimientos estables a los accionistas.


Todo esto sugiere que el ROE es una métrica valiosa que puede ayudar a los inversores a evaluar mejor la rentabilidad y el nivel de valoración de una empresa. Sin embargo, los inversores deberían utilizarlo junto con otras métricas y métodos analíticos para evaluar completamente el valor potencial de inversión de una empresa. Además, diferentes empresas e industrias pueden tener diferentes estándares de rendimiento de los activos netos, y los inversores deben emitir juicios caso por caso.

Rango normal de rendimiento sobre los activos netos
Nombre de la industria ROE (ajustado por I+D)
Publicidad 3,25%
Aeroespacial 10,36%
Transporte aéreo 20,67%
Vestir 9,11%
Auto y camión 6,99%
Autopartes 5,18%
Banco (Centro de Dinero) 14,87%
Bancos (regionales) 12,14%
Bebida (Alcohólica) 8,70%
Bebida (suave) 29,60%
Radiodifusión -2,16%
Corretaje y banca de inversión 10,24%
Materiales de construcción 19,82%
Servicios para empresas y consumidores 13,32%
Televisión por cable 19,32%
Químico (Básico) 8,30%
Químico (Diversificado) -2,33%
Químico (Especialidad) 13,18%
Carbón y energía relacionada 28,31%
Servicios Informáticos 14,44%

Descargo de responsabilidad: Este material tiene fines de información general únicamente y no pretende (ni debe considerarse) asesoramiento financiero, de inversión ni de otro tipo en el que se deba confiar. Ninguna opinión dada en el material constituye una recomendación por parte de EBC o del autor de que una inversión, valor, transacción o estrategia de inversión en particular sea adecuada para una persona específica.

Descripción general de Walmart y su valoración de inversión

Descripción general de Walmart y su valoración de inversión

Walmart, uno de los principales minoristas mundiales con un amplio alcance y una sólida cadena de suministro, muestra ventas y finanzas sólidas, lo que convierte sus acciones en una inversión a largo plazo.

2024-07-12
Bases de negociación de futuros de cobre y análisis de mercado

Bases de negociación de futuros de cobre y análisis de mercado

Las reglas de los futuros del cobre incluyen especificaciones de contrato, horarios de negociación y márgenes. El seguimiento de las tendencias e indicadores globales ayuda a crear estrategias efectivas.

2024-07-12
Análisis de tendencias y estrategia de afrontamiento del índice de Shanghai

Análisis de tendencias y estrategia de afrontamiento del índice de Shanghai

El índice compuesto de Shanghai refleja el mercado de acciones A. Los inversores deberían centrarse sabiamente en el sentimiento, los indicadores, los factores macroeconómicos y el momento oportuno para tomar medidas.

2024-07-12